Tiembla Galperin: tras el cambio de Gobierno, gremio bancario va por los empleados de Mercado Libre y fintech Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Crisis en Chile: desbordado, Piñera llama al diálogo mientras siguen las protestas y la represión en las calles

Crisis en Chile: desbordado, Piñera llama al diálogo mientras siguen las protestas y la represión en las calles
El presidente del país trasandino trata de recuperar protagonismo, pero la situación se mantiene tensa y no frenan los incidentes
23.10.2019 00.43hs Actualidad

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, comenzó este martes a jugar la carta política para intentar acallar las masivas protestas ciudadanas con un acuerdo social pero los principales partidos de oposición le dieron la espalda y en la calle las revueltas -que suman 15 muertos- mantenían su intensidad.

El partido Socialista (PS), el más grande de la oposición, el Frente Amplio (izquierda radical) y el Partido Comunista se abstuvieron de participar en la reunión convocada por Piñera para buscar un acuerdo social.

"Nosotros creemos que el diálogo es indispensable y urgente, pero debe ser un diálogo abierto y nosotros creemos que el llamado del presidente no cumple esas condiciones", afirmó Manuel Monsalve, jefe de bancada del PS, que gobernó durante tres períodos tras el retorno a la democracia en Chile, en 1990.

En cambio, la opositora Democracia Cristiana (DC) y el Partido por la Democracia asistieron a la reunión. A su término, sus respectivos líderes afirmaron que plantearon a Piñera el retiro del Congreso de una reforma tributaria y otra de pensiones, "insuficientes" para responder a las demandas sociales. También reclamaron levantar el estado de emergencia y el toque de queda.

 

Piñera "tiene la palabra"

"El presidente tiene la palabra, los cambios son profundos", afirmó el presidente de la DC, Fuad Chahín.

"El presidente ha escuchado con mucha atención los distintos planteamientos" y próximamente se va a dirigir al país para proponer una agenda social, informó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, al término de la reunión.

El ejército anunció toque de queda por cuarto día en Santiago, en medio de protestas que dejan 15 fallecidos, cuatro por balas disparadas por las fuerzas de seguridad. El resto, murió en medio de incendios y saqueos, de acuerdo con la Fiscalía. La lista incluye un ciudadano peruano y otro ecuatoriano.

Las protestas, en tanto, se mantenía en intensidad en lugares como Plaza Italia, Plaza Ñuñoa o el parque Araucano, en el oriente de Santiago, hasta donde habían llegado miles de chilenos.

Con cánticos de "Oh, oh, oh, Chile despertó, Chile despertó" y al ritmo de cacerolazos los jóvenes pasaban al frente al palacio de La Moneda, en momentos en que Piñera se reunía con los líderes políticos.

Santiago y la mayoría de las 16 regiones de Chile se encuentran en estado de emergencia y 20.000 militares y policías contienen las violentas protestas.

No son 30 pesos, son 30 años

Las manifestación comenzaron por el alza del precio de la tarifa del metro en Santiago, pero derivaron en un mayor movimiento que pone sobre la mesa otras demandas sociales.

"Lo que ocurre no es porque hayan subido el metro por 30 pesos. Viene ocurriendo desde hace 30 años. Tenemos el tema de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), de las colas en las clínicas, listas de espera en hospitales, el costo de los remedios, los bajos sueldos", dijo a la AFP, Orlando, un hombre de 55 años.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), el sindicato más poderoso de Chile, y otras 18 organizaciones sociales convocaron huelgas y movilizaciones para el miércoles y jueves.

Con un transporte público limitado, el comercio y los bancos funcionando a medio gas y las protestas colapsando las calles, los chilenos salieron a trabajar o estudiar este martes soportando nuevamente largas filas y esperas.

El metro de Santiago, que recibe a cerca de tres millones de personas diarias, funcionaba solo con una de sus siete líneas y apoyado por 4.300 autobuses públicos y taxis.

Las clases escolares se mantenían suspendidas en cerca de 50 comunas de la capital chilena, mientras que una decena de universidades cerraron. Hospitales y policlínicas funcionan con normalidad.

La aerolínea chileno-brasileña LATAM, la más grande de América Latina, instaló decenas de camastros en el aeropuerto de Santiago para sus pasajeros varados desde el comienzo de las protestas, con cancelación y reprogramaciones de cientos de vuelos.

Los mercados, en tanto, retornaron a la calma, tras protagonizar un desplome el lunes. En efecto, la Bolsa cerró con un alza de 0,80% tras caer 4,61%, mientras que el peso lo hizo en 724,3 unidades por dólar, contra 727 la jornada anterior.

En tanto, el Campeonato del fútbol chileno sumará su segundo fin de semana sin acción.

Una noche menos violenta

Durante la madrugada del martes, las grandes ciudades del país estuvieron más en calma.

En un recorrido realizado por la agencia AFP, se pudo observar un Santiago desierto, los vehículos militares patrullando las avenidas y el tránsito de convoyes de carabineros (policías).

"La ciudad durmió tranquila", dijo Javier Iturriaga, general a cargo de la seguridad en medio del "estado de emergencia" decretado por Piñera.

Los uniformados revisaban a los pasajeros de los escasos automóviles que circulaban con salvoconductos otorgados por las autoridades para emergencias.

Durante la noche se registraron sin embargo algunos incendios y saqueos en comercios, además de manifestaciones aisladas, dispersadas por las fuerzas del orden.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Actualidad
Te puede interesar