Más artículos
Leopoldo Luque: "Los milicos me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro"

Leopoldo Luque: "Los milicos me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro"

Leopoldo Luque: "Los milicos me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro"
El jugador que integró la selección argentina que salió campeón del mundo en 1978 reveló cómo fue secuestrado por un comando del ejército
Por iProfesional
11.07.2020 10.08hs Actualidad

El jugador de fútbol que integró la Selección Argentina que salió campeón del mundo en 1978 Leopoldo Jacinto Luque, reveló cómo fue secuestrado por un comando del ejército que lo llevó a un descampado en el Conurbano bonaerense.

"Esto no lo conté nunca. Al principio no dije nada por miedo, andá a saber, si estos loquitos me reconocen, saben dónde vivo, me vienen a buscar. Después fue pasando el tiempo y, qué se yo, lo tenía ahí como una cosa más. Pero me da bronca cuando dicen que salimos campeones gracias a la dictadura. Dicen que andábamos con los milicos y a mí los milicos me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro. Ya te digo: cuando empecé a caminar y a encarar para el descampado, en mi cabeza solo esperaba el sonido del disparo, el ‘¡Puum!’ que me matara", comenzó contando Luque.

El jugador del equipo dirigido por César Luis Menott le contó al diario Clarín que ese día estaba en el Monumental.

"Fui a la cancha a ver al equipo, a mis compañeros. Era un partido de noche", comenzó contando el jugador y continuó: "Yo en ese entonces vivía por Martínez. Iba solo. Agarré la avenida esa que es la continuación de Cabildo y ya cuando estaba cerca de mi casa y tenía que doblar, veía por el retrovisor que tenía un auto bastante cerca. Yo veía que aceleraba fuerte y se me pegaba", contó el exfutbolista al citado matutino.

El 9 de River manejaba con miedo hacia su casa y el auto que venía atrás también dobló en la misma dirección pero decidió dejarlo pasar. Sin embargo, en la siguiente cuadra, el auto que lo había pasado se detuvo y se desató lo peor.

Luque contó que lo secuestraron, le robaron y lo hicieron caminar por un descampado
Luque contó que lo secuestraron, le robaron y lo hicieron caminar por un descampado

Amenazas

"Un tipo corriendo. En una mano levantaba una chapa de Policía y en la otra tenía una pistola. Se me acerca y me pide los documentos. Yo le dije que sí, que se los daba. No entendía nada. Los tenía en la guantera, dentro de un sobre. Y el tipo me amenaza: ‘Quedate quieto porque te arranco la cabeza de un tiro’. En ese momento, otra persona entró por el asiento del acompañante, abrió la guantera, agarró todos los papeles que tenía y se me sentó al lado".

El jugador viajó en el asiento de atrás de su vehículo con dos asaltantes. "Yo estaba acostado atrás y lo único que veía era el reflejo de la luz de afuera. Hasta que quedó todo oscuro. Se habían metido por el medio de un campo, era una cosa terrible. El que me apuntaba, me decía: ‘no levantes la cabeza porque te la vuelo’. Hasta que en un momento indican: ‘Ahora bajate’. Y me bajé. Recién ahí me di cuenta de que estaba el otro auto que los acompañaba".

Caminando por un descampado

Luego, el deportista Leopoldo Jacinto Luque contó: "Me fui caminando por el descampado. En ese momento apreté los dientes. Sentía que iba a venir el disparo, que iba a ser boleta. Caminé, caminé, había yuyos… Hasta que siento que se va un auto; me doy vuelta y era el mío. Y me quede ahí. Respiré".

Tras vivir ese momento, Luque comenzó a caminar hacia la Panamericana y se metió en el  primer lugar abierto que encontró "era un piringundín, un cabaret". Tras pedir ayuda y no encontrarla volvió a la ruta para pedir ayuda.

"Justo tenía una comisaría a tres cuadras de casa así que fui a hacer la denuncia. Me trataron muy bien porque me reconocieron", recordó el ex delantero y explicó lo que pensó tras hacer la denuncia: "Yo ya no quería saber más nada me obligaron a ir y dijeron que había algunos sospechosos de haber sido quienes me asaltaron. Tuve que hacer el reconocimiento por una mirilla. Yo los veía, pero ellos no me veían a mí. Hasta que en un momento, cuando van rotando a uno de los sospechosos, lo ponen de perfil y me doy cuenta de que sí, era él. Y era un milico. Pero no dije nada. No sé, me dio miedo, pensé que sería peor".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ
Temas relacionados