Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

DS3 Crossback: así anda el "francés en envase chico" que quiere rivalizar con los SUV Premium

DS3 Crossback: así anda el "francés en envase chico" que quiere rivalizar con los SUV Premium
Es el último lanzamiento de la marca en el país, el cual probamos durante varios días en ruta y ciudad. Las ventajas y desventajas del nuevo jugador
Por Guillermina Fossati
22.01.2020 07.17hs Autos

Llegó al mercado a fines del año pasado, cuando DS decidió sumar un hermano menor al DS7 Crossback, que fue quien marcó un antes y un después dentro de la marca Premium del grupo PSA en 2018, integrado además por Peugeot y Citroën.

En este caso, el DS3 Crossback siguió el mismo camino pero con otro objetivo: ganar mercado entre los SUV chicos, los que más crecen en ventas y en oferta, pero enfocado directamente en los modelos de alta gama.

Con este objetivo, por sus dimensiones, equipamiento y motor, se enfrenta a varios rivales directos, entre ellos Audi Q2, Mini Countryman y BMW X1. ¿Cómo lo hace y cómo logrará posicionarse para ser más competitivo? Estas son las conclusiones tras varios días recorriendo diferentes lugares del país y poniéndolo a prueba.

Su diseño, el gran diferencial

Para entender la apuesta que está haciendo DS no solo en el país, sino en el mundo, a fin de lograr un espacio entre los marcas de alta gama (segmento liderado por Mercedes Benz, Audi y BMW), no puede dejarse de lado su estética.

La imagen del nuevo DS3 Crossback, así como sucede con su hermano mayor, es totalmente rupturista. Puede gustar o no, pero hay algo induscutible: llama la atención.

De frente, la gran parrilla con rombos donde sobresale el logo ubicado en el centro, además de las ópticas estilizadas con Matriz led que complentan la parte delantera, son parte del ADN del vehículo.

Del lateral hacia atrás, aparecen otros rasgos únicos. En este despliegue, el modelo va perdiendo el diseño que hereda algo de un hatchback para tomar las líneas de un verdadero crossover, con más volumen y altura. Aquí se distinguen las llamadas líneas "aleta de tiburón" que terminan en la parte posterior con un gran portón y las dobles salidas de aire que ensanchan el auto.

 

De esta forma, el DS3 Crossback termina siendo un nuevo jugador para un segmento con numerosos competidores, donde su imagen guarda un as bajo la manga: quiere romper con todo lo conocido, y lo logra.

 

Por dentro, con los mismos detalles del exterior

Antes de ingresar al auto, aparece el primer elemento llamativo. Las manijas para la apertura de las puertas están "escondidas", y al abrir el vehículo con la llave a distancia, salen de forma automática, para dejar un espacio y que se puedan abrir.

Una vez en el interior del auto, la cantidad de elementos que lo conforman son un verdadero "shock de estímulos para la vista". Y sí, es muy cargado y tiene una gran ornamentación.

Como sucede con el DS7 Crossback, desde el botón de Start & Stop aparece un diseño diferente, de forma rectangular, y luego las salidas de aire, los botones para regular la temperatura, el audio, y hasta la consola central tienen detalles en forma de rombo.

Su tapizado, en este caso, es de color claro, el cual queda muy bien en este auto de reducidas dimensiones, combinado con los plásticos soft en negro.

Luego, se completa con la pantalla táctil flotante, donde se puede visualizar desde el navegador hasta el celular, de muy fácil manejo y con rápidos sistemas para la conexión de celulares.

Conclusión: su interior resulta cargado, más aún que el exterior, pero todo su equipamiento es fácil de usar y rápido.

Cómo anda

Al subir a un auto que se prueba por primera vez, lo primero que se hace es regular la butaca y evaluar la posición de manejo. Esto, en el DS3 Crossback, resultó una tarea sencilla. Rápidamente se encontró el modo ideal para manejar y se logró muy buena visibilidad.

Su motor 1.2 de 155cv anda muy bien con este modelo de nueva generación y plataforma, tiene buena reacción y combinado con la caja automática de 8 cambios regula de forma casi perfecta en ciudad. En ruta también es un auto con el cual se obtiene buena reacción, aunque es mucho mejor en el uso cotidiano.

En cuanto a su suspensión y confort de marcha, es satisfactorio, y uno siente que el viaje es relajado en este modelo, acompañado por la mayor altura del piso que aporta mucho para superar los baches de la ruta.

Por otro lado, lo más destacable es la seguridad. Tiene control crucero adaptativo, alerta de desvío de carril, frenado de emergencia y un sinfín de asistentes que hacen de la conducción una acción casi automática. En este sentido, el DS3 Crossback supera a cualquier rival y ofrece más de lo que uno puede esperar del modelo.

En insonorización y confort a bordo, al contrario de lo que pasa en la conducción, se siente el ruido del motor a baja velocidad, mientras que se va neutralizando al tomar una velocidad constante.

Conclusión

Después de algunas semanas con el modelo en casa, un punto a destacar es que, la experiencia de manejo, va mejorando en el día a día. Primero llama la atención el diseño y ornamentación; luego uno se adapta al vehículo; y finalmente, concentrados ya en el manejo, el DS3 Crossback es un auto práctico al tiempo que completo y atractivo.

No es para divertirse por el desempeño del motor, pero sí es confortable.

Su gran contra: el precio. Antes del impuesto interno su valor arrancaba en los u$s39.000 y se elevaba hasta los u$s54.000. Es difícil con esos valores ganarle a una marca premium ya instalada, pero DS asegura que lo están logrando y que 2019 fue un gran año. Ahora empieza el nuevo desafío. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar