Más artículos

Kefir, la bebida del momento: qué es, qué beneficios tiene y cómo se debe tomar

Kefir, la bebida del momento: qué es, qué beneficios tiene y cómo se debe tomar
El kefir es una bebida cuyo consumo se ha difundido mucho en Argentina en los últimos meses; qué es, cómo se debe tomar y qué beneficios podría tener
Por iProfesional
25.11.2020 14.42hs Health & Tech

El kéfir también se conoce como yogur búlgaro, yoca, yogur de pajaritos, leche kefirada o bulgaros. El kefir es una leche fermentada con un alto contenido de bacterias y levaduras probióticas. Ese contenido del kefir podría contribuir a mejorar la flora intestinal, así como ayudar al buen funcionamiento del sistema inmunitario, y mejorar el tránsito intestinal. Por todo esto es que se considera que el kefir repercute positivamente en la salud y ayuda a que el cuerpo se mantenga en un estado de bienestar. 

Sin embargo, hay muchas personas que no saben qué es el kefir, cómo se prepara, cómo se toma, y mucho menos, qué beneficios tiene para la salud

¿Qué es el kéfir y qué tipos existen?

Las bacterias del kéfir pueden ser cultivadas en casa con seguridad, y la producción de la bebida es fácil y se asemeja a la producción del yogur natural. Se conocen dos tipos de kéfir de leche y de agua. En realidad, el kéfir de agua y el kéfir de leche contienen las mismas bacterias y levaduras. La diferencia entre estos dos tipos de kéfir es que están adaptados a medios distintos, se dan además distinciones en cuanto a las enzimas presentes en unos y otros.

¿Qué beneficios tiene el kéfir?

Dado que se trata de un alimento probiótico, los principales beneficios del kéfir son los siguientes:

  • Ayuda a disminuir el estreñimiento, ya que las bacterias buenas mejoran la digestión y aceleran el tránsito intestinal
  • Contribuye a combatir la inflamación intestinal, porque tener la flora sana es uno de los principales factores para evitar y prevenir una serie de enfermedades
  • Ayuda en el proceso de digestión de los alimentos
  • El kéfir puede ayudar en el control de peso, ya que es rico en proteínas y es bajo en calorías
  • También puede ayudar a prevenir la osteoporosis, porque se trata de una bebida rica en calcio
  • Prevenir y combatir la gastritis, especialmente la gastritis causada por la bacteria Helicobacter pylori
  • Contribuye a fortalecer el sistema inmunológico, porque mantiene la flora intestinal sana, que impide la infección por microorganismos a través del intestino
Los nódulos de kéfir se pueden usar para hacer esta bebida de leche y de agua
Los nódulos de kéfir se pueden usar para hacer esta bebida de leche y de agua

¿Para qué sirve el kéfir y cómo prepararlo?

Además de esto, el kéfir equilibra la flora intestinal y mejora la absorción de los nutrientes que se consumen a través de los alimentos. De esta manera el kéfir se constituye como un excelente producto para el consumo de aquellas personas que se someten a tratamientos con medicación antibiótica y necesitan regular el tránsito intestinal. 

Cómo usar el kéfir para controlar el peso

El kéfir es un alimento bajo en calorías. Se trata de una bebida cuya proporción es la siguiente: 100 gramos de kéfir tienen sólo 37 calorías. Es por eso que se posiciona como una buena opción para usar en las dietas para perder peso e hidratarse sin consumir demasiadas calorías. Se puede utilizar para sustituir la leche o el yogur, e incluso para algunas personas puede ser mejor, ya que es una excelente opción para aquellas personas que sufren de estreñimiento.

El kéfir se puede consumir una vez al día, en una de las comidas. Se puede tomar en el desayuno o en la merienda, pero también se puede incluir en otras comidas del día. Para que el sabor quede más agradable se puede endulzar con un poco de miel o añadir frutas como banana o frutilla, en forma de batido.

El kéfir ayuda a aflojar el estómago, por lo se evacua con más regularidad y es posible notar que el abdomen queda menos hinchado en la primera semana. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que para que la pérdida de peso sea duradera se debe seguir una dieta que tenga este objetivo, consumir los alimentos adecuados y practicar ejercicios con regularidad.

Cómo conseguir los nódulos de kéfir

Para hacer el kéfir en casa es necesario comprar los nódulos, que suelen conseguir por internet o a través de personas que ya tengan sus bebidas y la hagan en su casa. 

Por otro lado, la leche de kéfir se puede adquirir en algunos supermercados o tiendas de productos naturales. Es menos frecuente que otros tipos de leches que se pueden conseguir en dichos lugares, como las de vaca, de almendras o de maní, entre otras.

Sin embargo, tal como se mencionó al prinicpio, las donaciones entre amigos o en páginas web son muy comunes porque los granos se cultivan en ambientes líquidos, por lo que se multiplican, y una porción debe ser removida para prevenir el crecimiento excesivo. Es por eso que las personas que tienen el kéfir en su casa y lo hacen para consumo propio suelen tener una cantidad para donar a otros que quieran o necesiten.

Los granos de kéfir tuvieron origen en el caucásico, lo cual los hace una bebida muy antigua, y están constituidos por diferentes microorganismos que son buenos para regular el intestino.

Cómo hacer kéfir de leche

La preparación del kéfir es realmente muy simple. De hecho, es un proceso que se asemeja a la producción casera de yogur natural:

Ingredientes

  • 100 g de kéfir
  • 1 litro de leche de vaca o de cabra

Modo de preparación

Para comenzar se deben colocar en un recipiente de vidrio los granos de kéfir, la leche fresca, pasteurizada o no, descremada, semi-descremada o entera. El tipo de leche para esta preparación queda a criterio de la persona.

El contenido se deja a temperatura ambiente durante aproximadamente 24 horas. La leche fermentada se debe colar para separar y recuperar los granos que se agregan a más leche fresca, y se repite el proceso descripto.

El kéfir líquido ya fermentado y colado se puede consumir de manera inmediata, en el momento, o se puede mantener en la heladera para consumo posterior. 

Kéfir de leche
Kéfir de leche

Cómo hacer kéfir de agua

La diferencia entre el kéfir de agua y el kéfir de leche es que el primero no necesita lactosa para que se produzca la fermentación. Esa fermentación, en el kéfir de agua, se da a partir de la reacción al azúcar. 

El kéfir de agua es apto para consumo de todas las personas, desde vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa, o simplemente personas que no disfrutan de comer lácteos. En este sentido, el kéfir de leche es más restrictivo, dado que no todos estos grupos de personas lo pueden consumir.

Ingredientes

  • 100 g de kéfir
  • 60 g de azúcar mascabo o morena
  • 1 litro de agua

Modo de preparación

Pra comenzar con el proceso se debe colocar el agua en un recipiente de vidrio. En ese momento, si la persona lo desea, puede exprimir medio limón. Esto ayudará a darle sabor. Ahí se puede agregar los granos de kéfir y el azúcar. A continuación se debe tapar el frasco con un paño y una banda elástica y agitarlo, manteniéndolo a temperatura ambiente durante 2 a 3 días. Luego se debe colar y se puede beber en seguida o se puede guardar en la heladera para que esté frío y sea más agradable.

Darle sabor al kéfir de agua

Después de la fermentación el kéfir de agua se puede mezclar con jugos de frutas, tés, jengibre y frutas secas para darle sabor. La fermentación hace con que la bebida quede ligeramente gasificada, lo cual hace posible que sea como un refresco casero.

El kéfir de agua dura de 3 días a 1 semana en el frigorífico, lo cual hace que pueda ser consumido en las meriendas o como acompañante del almuerzo o de la cena. Otra opción para tomar esta bebida fermentada para acompañar las comidas y mejorar la salud es la kombucha.

Kéfir de agua
Kéfir de agua

¿En qué cantidad se debe tomar el kéfir?

La realidad es que todavía no hay suficiente evidencia científica que indique cuál es la cantidad máxima de kéfir que se puede ingerir por día, o si realmente existe una cantidad máxima. No obstante, se sabe que en exceso puede causar malestar gastrointestinal, por la fermentación del producto. Es por eso que se recomienda la ingesta de 1 vaso (240 mililitros) de kéfir por día.

Cómo cultivar y cuidar del kéfir

Para mantener el kéfir siempre en buen estado y que cumpla con los beneficios que promete tener para el organismo se debe almacenar en un recipiente con leche o agua con azúcar después de cada fermentación, siempre con la idea de que no deben utilizarse materiales de metal y se debe tapar bien el recipiente con una gasa o un papel de cocina para que no entre en contacto con moscas u hormigas. En los días más calientes o para retrasar el proceso de fermentación se puede almacenar el kéfir en la heladera, pero si se desea pasar más días sin usar el kéfir para fermentación, los granos deben ser guardados en un recipiente con tapa y congelado.

Poco a poco el kéfir va creciendo con las fermentaciones y crea una especie de goma o líquido más espeso. Cuando eso sucede es necesario lavar los granos en agua por lo menos una vez por semana. Además, se puede guardar parte de los granos en el congelador o freezer para tener siempre una reserva. Lo que sobra, tal como se mencionó anteriormente, se puede donar para que otras personas produzcan el kéfir en casa. 

Es importante tener en cuenta, además, que los nódulos de kéfir de agua se deben separar de aquellos que se usan para kéfir de leche.

Así se ven los nódulos de kéfir
Así se ven los nódulos de kéfir

¿Es posible utilizar el kéfir de leche para preparar el kéfir de agua?

Si es posible, sin embargo, el proceso no es tan fácil y puede no tener éxito, por ello lo ideal es no utilizar todos los granos de kéfir de leche sino solo una parte de ellos.

En primer lugar, es necesario que el kéfir de leche esté activo, debiendo rehidratarlos antes de convertirlos en kéfir de agua. A continuación, se debe seguir los pasos que se mencionan a continuación:

  • Disolver un cuarto de taza de azúcar mascabo en 1 litro de agua y agregar una pizca de sal marina sin refinar
  • Luego, agregar los granos de kéfir de leche activa a la solución de agua y azúcar, dejándolos fermentar 5 días a temperatura ambiente
  • Retirar los granos de kéfir, preparar nuevamente agua con azúcar y colocarlos en esta nueva solución, dejándolos fermentar a temperatura ambiente durante 12 a 24 horas menos que el lote anterior
  • Se debe repetir el paso anterior y disminuir levemente el tiempo de preparación en 12 a 24 horas entre cada lote, hasta que el período de cultivo sea de 48 horas o menos
  • En este punto, los granos se han convertido en granos de kéfir de agua, y se deben continuar su cultivo durante 24 a 48 horas por lote

¿El kéfir tiene contraindicaciones o efectos secundarios?

El kéfir está contraindicado en algunos casos en particular, dado que podría resultar perjudicial para la salud y podría tener efectos adversos, en lugar de tener beneficios. 

Las personas que padecen cáncer a nivel gastrointestinal no deben tomar kéfir. Además, se desaconseja tomarlo 2 horas antes y 2 después de tomar medicamentos como bifosfonato, fluoruros o tetraciclinas. Esto es para evitar que interfiera en la absorción del medicamento.

Cabe mencionar que la fermentación del kéfir causa una pequeña producción de alcohol, pudiendo ser perjudicial para personas que posean enfermedades del hígado.

La ingestión excesiva de kéfir puede causar dolor abdominal y diarrea, por ello no se debe tomar más de la cantidad recomendada por día.

Temas relacionados