Más artículos

Existen los "superhumanos" que jamás se enferman: estos podrían ser los motivos

Existen los "superhumanos" que jamás se enferman: estos podrían ser los motivos
No hay forma de evitar milagrosamente las enfermedades, pero hay personas que se enferman menos que otras y eso podría deberse a algunos de sus hábitos
Por iProfesional
25.11.2020 16.53hs Health & Tech

¿Hay personas que realmente no se enferman? La respuesta es no, dado que es prácticamente imposible que los cuerpos no contraigan enfermedades en algún momento de la vida. No obstante, sí es cierto que hay personas que se enferman mucho menos que otras.

Todavía no ha sido posible precisar el motivo por el que hay quienes contraen más enfermedades que otras, siempre hablando de individuos con una buena calidad de salud, buena alimentación y sin patologías de base. 

Desde la alimentación hasta los hábitos que se tienen en el día a día, son muchos los elementos que pueden influir en que una persona contraiga menos patologías que otras o, en todo caso, su cuerpo tenga una mayor capacidad de defenderse. 

Hábitos que caracterizan a quienes se enferman poco

1. Combaten el estrés

Hay muchos estudios que vinculan al estrés con un peor funcionamiento del sistema inmunológico.

De hecho, una investigación realizada con el apoyo de la Asociación Americana de Psicología descubrió que el estrés es una de las principales amenazas para la salud de los niños de 8 a 15 años y que puede causarles daños a largo plazo si no aprenden a gestionarlo.

Según indican estos expertos, la solución más simple y eficaz que los niños tienen a su alcance para reducir su estrés es la actividad física. 20 minutos de caminata rápida podría disminuir las tensiones corporales en un 20%, al tiempo que podría ayudar a tener seguridad en sí mismos y reforzar su autoestima.

Otro elemento clave es el humor. Los expertos han indicado que se constituye como esencial a cualquier edad. Las risas y las carcajadas provocan la liberación de endorfinas, unas sustancias que contrarrestan el impacto de las hormonas del estrés y que inducen sensaciones de bienestar y placer.

2. Comen menos

Estudios realizados recientemente en grupos de personas indican que una reducción en el consumo de calorías disminuye la incidencia de los problemas de salud relacionados con el envejecimiento, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el Alzheimer.

Los participantes del estudio disminuyeron cuarto las raciones que consumían habitualmente y bajaron sus tasas de colesterol LDL o "malo", los triglicéridos y la presión arterial. 

Reducir la ingesta de calorías puede parecer difícil, pero se puede lograr a través de hábitos pequeños, pero significativos, como consumir menos azúcar, cambiar los cereales y harinas por sus versiones integrales, entre otras formas.

Consumir las versiones integrales de las harinas puede impactar positivamente en la salud
Consumir las versiones integrales de las harinas puede impactar positivamente en la salud

3. Son "amigos" de las bacterias

Quizá quienes no enferman no lo sepan, pero lo hacen. No es que no cuiden su higiene, sino todo lo contrario. Más precisamente, la higiene interior es la que cuidan, que depende del equilibrio entre poblaciones de bacterias para que no se multipliquen las problemáticas, productoras de toxinas.

La realidad es que, tal como lo indica el sitio Cuerpo mente, todavía se sabe muy poco sobre cómo actuar para que la flora intestinal tenga la composición correcta, pero los expertos sugieren algunas normas de comportamiento. Se aconseja no consumir medicamentos antibióticos cuando no es estrictamente necesario e ingerir alimentos que aportan bacterias beneficiosas o favorecen su multiplicación, como los yogures y las frutas y hortalizas ricas en fibra.

Una flora intestinal en buen estado implica que se maximiza la absorción de nutrientes, se eliminan toxinas y no se permite el paso a microorganismos patógenos.

Los alimentos con fibra ayudan a mantener una buena salud intestinal
Los alimentos con fibra ayudan a mantener una buena salud intestinal

4. Cuidan a sus amigos

Expertos como el doctor Andrew Weil, quien han investigado por qué los habitantes del archipiélago de Okinawa (Japón) viven más años y enferman menos, han concluido que tan importante como la dieta son los fuertes lazos familiares de las familias japonesas y la solidaridad práctica entre vecinos, que acostumbran a cuidarse y hacerse favores.

Profesionales de la Universidad de Harvard han hallado que las personas con lazos fuertes de amistad poseen sistemas inmunitarios más fuertes, no suelen sucumbir a enfermedades infecciosas y están más protegidas frente a la pérdida de memoria y otros desórdenes cognitivos.

Asimismo, otro trabajo realizado en Suecia en 1993 demostró que los trabajadores sometidos a estrés, pero que disfrutaban de apoyo social, sufrían menos enfermedades cardiovasculares que sus compañeros.

5. Mantienen equilibrado el ph

No se trata solo del pH de la piel, de la boca o de otras zonas, sino que el organismo entero está sometido a la misma necesidad de equilibrio.

Las consecuencias de un exceso de acidez fueron explicadas por el premio Nobel Otto Warburg en la década de 1920: un medio interior ácido favorece el crecimiento de células perjudiciales y dificulta los mecanismos de autorreparación del cuerpo.

La dieta alcalina que corrige la acidez se basa en alimentos vegetales. Entre los más alcalinizantes se encuentran el melón, la sandía, la manzana, la nectarina, la naranja, el ananá, las pasas, el pepino, la palta, los dátiles, la zanahoria, el repollo, la berenjena, las verduras de hoja, las arvejas y los espárragos. Asimismo, es importante controlar la ingesta de azúcares y los niveles de glucosa en la sangre.

6. Se desintoxican

Muchas personas hacen "curas depurativas" como parte de su rutina natural. Este tipo de hábito se suele repetir una o dos veces al año, de acuerdo a lo que indica el sitio Cuerpo mente.

El supuesto objetivo es eliminar las sustancias contaminantes que se acumulan en el cuerpo y alteran muchos procesos fisiológicos. Muchas personas que han hecho este tipo de "curas" indican que el cansancio, los dolores y el decaimiento pueden ser síntomas que indiquen que es necesario llevar adelante este proceso. 

7. Tienen un buen descanso

La deficiencia de sueño tiene los mismos efectos o peores que el estrés, pero en general se está mucho menos dispuesto a reconocer que se padece el problema. A veces es difícil encontrar el tiempo para dormir, o disponerse a hacerlo sin sentir que se podría estar haciendo algo más interesante o importante. 

El cuerpo cansado incrementa la producción de la hormona cortisol, que produce la sensación de disponer de energía, pero al precio de que no se llevan a cabo correctamente todos los procesos de autorreparación que se dan durante el sueño. Con el tiempo esta carencia favorece el desarrollo de diferentes trastornos.

No solo es importante dormir urante una cantidad de horas considerable -8 horas sería lo ideal-, sino que además es necesario que el sueño sea de calidad. 

Un buen descanso puede ayudar a que el cuerpo se mantenga saludable y no se enferme tanto
Un buen descanso puede ayudar a que el cuerpo se mantenga saludable y no se enferme tanto

8. Son personas activas

Las personas que envejecen con salud se caracterizan por ser activas. Se mantienen en forma, física y mentalmente, practican regularmente algún ejercicio y participan de actividades sociales. 

Hacer ejercicio y sociabilizar son hábitos clave para mantenerse mentalmente activos, físicamente activos y mantener el organismo saludable. 

9. Contacto con la naturaleza

El campo se asocia con la salud por muchas razones, como los efectos beneficiosos de los elementos naturales sobre el organismo, la menor presencia de compuestos artificiales o una forma de vivir menos acelerada.

Evitar los ruidos, estar en contacto con la naturaleza, con el sol, respirar aire más puro y no tan contaminado, son elementos clave para tener una mejor calidad de salud, ya no solo física sino también mental. 

Temas relacionados