Más artículos

Flores de Bach: quién las inventó, cómo se usan y qué enfermedades curan

Flores de Bach: quién las inventó, cómo se usan y qué enfermedades curan
Las flores de Bach son una serie de esencias naturales que se usan para tratar algunas situaciones emocionales, como fobias, depresión, estrés o ansiedad
Por iProfesional
17.01.2021 17.56hs Health & Tech

Las flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. 

El nombre genérico flores de Bach o remedios florales de Bach hace referencia a su creador, Edward Bach. El médico y homeópata inglés inventó estos 38 preparados y desarrolló su utilización en una modalidad terapéutica conocida mayormente como flores de Bach. 

Las soluciones de las flores de Bach que contienen una mezcla de un 50% de agua y 50% de brandy se denominan tintura madre. Cabe mencionar que las flores de Bach que se venden en las tiendas son diluciones de tinturas madre en otro líquido. La mayoría de las veces el líquido que se utiliza es alcohol, por lo que el nivel de alcohol por volumen en la mayoría de las flores de Bach está entre el 25% y el 40%.

Las flores de Bach están hechas, entre otros componentes, con alcohol
Las flores de Bach están hechas, entre otros componentes, con alcohol

La energía de las flores

Las soluciones de las flores de Bach no tienen el olor o sabor característico de las plantas que les dan origen. Esto es, precisamente, por el alto nivel de dilución. El proceso de dilución es tal que da como resultado la probabilidad estadística de que quede poco más de una molécula por dosis. Quienes recomiendan el uso de flores de Bach afirman que los remedios contienen la naturaleza "energética" o "vibratoria" de la flor y que esta puede transmitirse al usuario. Algunos describen las soluciones de las flores de Bach como medicinas vibratorias, lo que implica que se basan en el concepto pseudocientífico de la memoria del agua.

Con frecuencia las flores de Bach se rotulan como productos de la medicina homeopática, dado que algunos principios usados por Bach están derivados de la homeopatía y ambos productos están extremadamente diluidos en agua. Sin embaego, las flores de Bach y su producción no siguen otros principios de la homeopatía, como la ley de los similares.

Las gotas de flores de Bach generalmente se toman por vía oral. Cada solución se usa sola o junto con otras soluciones y quienes recomiendan su uso dicen que cada flor imparte cualidades específicas.

Las flores de Bach son una solución que se toma por vía oral
Las flores de Bach son una solución que se toma por vía oral

El producto de solución más conocido es la combinación llamada Remedio de Rescate, (Rescue Remedy)​, que contiene la misma cantidad de componentes de rosa de roca, impatiens, clemátide, estrella de Belén y ciruela cereza. Rescue Remedy es una marca comercial de flores de Bach, pero también hay otras compañías que producen la misma fórmula con otros nombres, como por ejemplo "Remedio de cinco flores" (Five Flower Remedy).

Los fundamentos de Bach para hacer las flores de Bach

Bach, el creador de las flores de Bach, creía que la enfermedad era el resultado de un conflicto entre los propósitos del alma y las acciones y la perspectivas de la personalidad. Esta guerra interna, según consideraba, podía conducir a estados de ánimo negativos y a lo que él llamaba "bloqueo de energía", que él creía causante de una "falta de armonía", lo que a su vez conducía a enfermedades físicas.

El creador de las flores de Bach derivaba sus soluciones de forma intuitiva​. Para hacerlo se basaba en lo que él percibía como conexiones psíquicas con las plantas, en lugar de utilizar investigaciones basadas en el método científicos. Si Bach sentía una emoción negativa, colocaba su mano sobre diferentes plantas, y si una aliviaba la emoción, le atribuía el poder de curar ese problema emocional a esa planta. Imaginaba que la luz del sol de la mañana que pasa a través de las gotas de rocío en los pétalos de las flores transfiere el poder curativo de la flor al agua, por lo que recogía las gotas de rocío de las plantas y conservaba el rocío con una cantidad igual de brandy para producir una "tintura madre" que sería diluida antes de su uso.

Más tarde, descubrió que la cantidad de rocío que podía recolectar no era suficiente, por lo que suspendía flores en agua de manantial y dejaba que los rayos del sol las atravesaran. Dado que a veces esto no era práctico debido a la falta de luz solar u otras razones, Bach decidió un nuevo método para hacer flores de Bach; descubrió que las flores podían hervirse y obtener los mismos resultados. El resultado de este proceso es lo que Bach denominó la "tintura madre", que luego se diluye antes de la venta o uso.

Cuatro elementos combinados

Bach estaba satisfecho con el método, dado que era sencillo de practicar y porque, además, implicaba un proceso de combinación de los cuatro elementos. De hecho, el creador de las flores de Bach lo explicaba de la siguiente manera:

"La tierra para nutrir la planta, el aire del que se alimenta, el sol o el fuego para que pueda impartir su poder y el agua para recolectar y enriquecerse con su benéfica curación magnética".

Al momento de su muerte en 1936 con 50 años de edad, Bach había creado un sistema de 38 remedios florales -flores de Bach- diferentes junto con sus correspondientes teorías de dolencias.

El creador de las flores de Bach se dio cuenta de que las flores podían hervirse para hacer los preparados
El creador de las flores de Bach se dio cuenta de que las flores podían hervirse para hacer los preparados

Las 38 flores de Bach

Cada una de las 38 flores ayuda a equilibrar un estado emocional:

  • Agrimony: para las personas que ocultan sus problemas.
  • Aspen: para el miedo o la ansiedad desconocida.
  • Beech: para la intolerancia.
  • Centaury: para saber decir ‘no’.
  • Cerato: para la autoconfianza.
  • Cherry Plum: para el miedo a perder el control.
  • Chestnut Bud: para aprender de los errores pasados.
  • Chicory: para luchar contra el egoísmo y el amor posesivo.
  • Clematis: para los demasiado soñadores que no viven el presente.
  • Crab Apple: para aquellos que les desagrada algo de su personalidad.
  • Elm: para quienes están abrumados con alguna responsabilidad.
  • Gentian: para los que se han dado por vencidos.
  • Gorse: para quienes perdido la esperanza.
  • Heather: para el egocentrismo.
  • Holly: para la envidia y los celos.
  • Honeysuckle: para no vivir pensando en el pasado.
  • Hornbeam: para el cansancio mental.
  • Impatiens: para la impaciencia.
  • Larch: para la falta de confianza.
  • Mimulus: para el miedo a lo desconocido.
  • Mustard: para tratar una tristeza sin razón.
  • Oak: para combatir el agotamiento.
  • Olive: para el agotamiento tras un esfuerzo físico o mental.
  • Pine: para el sentimiento de culpa.
  • Red Chestnut: para quienes se preocupan en exceso por los seres queridos.
  • Rock Rose: para enfrentarse al miedo extremo.
  • Rock Water: para ser más flexibles mentalmente.
  • Scleranthus: para los indecisos.
  • Star of Bethlehem: para paliar un estado de shock.
  • Sweet Chestnut: para la angustia extrema.
  • Vervain: para el exceso de entusiasmo.
  • Vine: para el exceso de seguridad e inflexibilidad.
  • Walnut: para protegerse de influencias externas.
  • Water Violet: para los orgullosos y distantes.
  • White Chestnut: para luchar contra los pensamientos no deseados.
  • Wild Oat: para la incertidumbre.
  • Wild Rose: para la apatía.
  • Willow: para la autocompasión.

¿Sirven las flores de Bach?

Todos los estudios aleatorizados con doble ciego sobre las flores de Bach, realizados ya sea por organizaciones a favor o en contra de las soluciones de Bach, han sufrido del problema de tener muestras pequeñas. No obstante, un trabajo publicado en 2011 indica que los estudios sobre flores de Bach que utilizaron los mejores métodos no encontraron ningún efecto mayor que un placebo.

El único medio de acción probable para las flores de Bach es a modo de placebo, el cual puede ser realzado por la introspección sobre el estado emocional del paciente, o simplemente ser escuchado por el médico. "Incluso el acto de seleccionar y tomar un remedio puede actuar como un ritual relajante", menciona el trabajo citado acerca de las flores de Bach, sus aplicaciones y sus potenciales efectos adversos.

Además, se menciona que en una revisión de 2002 de la base de datos de ensayos clínicos aleatorizados sobre flores de Bach, un experto llamado Edzard Ernst concluyó que "la hipótesis de que las flores de Bach están asociados con efectos más allá de una respuesta al placebo no está respaldada por datos de ensayos clínicos rigurosos". 

Por otro lado, una nueva revisión sistemática sobre flores de Bach que se hizo en 2009 llegó a la siguiente conclusión: "la mayor parte de la evidencia disponible sobre la eficacia y seguridad de las flores de Bach tiene un alto riesgo de sesgo. Concluimos que, según los eventos adversos informados en estos seis ensayos, las flores de Bach probablemente sean seguros. Existen pocos ensayos prospectivos controlados de flores de Bach para problemas psicológicos y dolor. Nuestro análisis de los cuatro ensayos controlados de remedios florales de Bach para la ansiedad ante los exámenes y el TDAH indica que no hay evidencia de beneficio en comparación con una intervención de placebo".

Ernst, el primer experto citado en las revisiones realizadas sobre flores de Bach, hizo un nuevo análisis en el año 2010. En aquel momento pudo concluir que "todos los ensayos controlados con placebo han sido incapaces de demostrar eficacia. Se concluye que los ensayos clínicos más fiables no muestran diferencias entre las flores de Bach y los placebos".

El trabajo señala que, en ocasiones, se promociona a las flores de Bach como capaces de estimular el sistema inmunológico. Sin embargo, advierte que se debe considerar que "no hay evidencia científica que demuestre que los remedios florales pueden controlar, curar o prevenir cualquier tipo de enfermedad, incluido el cáncer".

La elaboración

Por otra parte, a la luz de la ciencia químico-farmacológica, también es discutida la metodología de elaboración, a pesar de que sus métodos figuran en Farmacopea Británica y U.S.P. Asimismo, se han cuestionado los posibles mecanismos de acción de estas flores de Bach, en función de su carencia de principios activos de orden vegetal. 

En otro aspecto, se especula que las flores de Bach podrían resultar útiles para entender los mecanismos que podrían explicar el efecto placebo en intervenciones a medio y largo plazo.

Las flores de Bach tienen pocos efectos adversos
Las flores de Bach tienen pocos efectos adversos

¿Tienen contraindicaciones de las flores de Bach?

Según un paper publicado en 2011, la respuesta es no. En otras palabras, el trabajo indica que hasta ahora, no se han descripto interacciones entre las flores de Bach y otros fármacos.

En el artículo escrito por un médico cubano se explica que esta suposición acerca de las flores de Bach parte de la base de un malentendido, ya que los concentrados florales, a diferencia de los medicamentos habituales, no tienen químicos en su composición.

A diferencia de la medicación tradicional, conocida como alopática, las flores de Bach no contienen ningún químico o sustancia activa, solo contienen lo que en el trabajo se denomina "energía".

Las flores de Bach, según explica el estudio, son benignas en su acción, lo cual implica que casi nunca pueden producir una reacción adversa. En consecuencia, "pueden prescribirse con seguridad y todos pueden usarlos". 

"Las flores de Bach pueden tomarse junto con cualquier otro medicamento con absoluta seguridad", señala el experto en su artículo. Al mismo tiempo, agrega que "no existe el menor riesgo de que produzcan efecto nocivo o entren en conflicto con otro medicamento".

Cabe mencionar que, aunque sí tienen un poco de alcohol, la cantidad es muy pequeña. En cada toma de flores de Bach, una persona consume hasta una gota de Brandy, lo cual es insignificante desde el punto de vista químico.

Las flores de Bach no tienen químicos en su composición
Las flores de Bach no tienen químicos en su composición

¿Las flores de Bach pueden tener reacciones secundarias?

Como punto de partida en el trabajo mencionado, el experto que escribió sobre las flores de Bach indica que es necesario definir qué es un efecto secundario o adverso. Se trata de "una consecuencia no intencional e indeseable, a una terapia o medicamento".

En este sentido, indica que las flores de Bach y otras esencias florales sí tienen efectos secundarios. Sin embargo, estos efectos adversos se diferencian de los efectos secundarios de los medicamentos convencionales por dos motivos:

  • Por un lado, se dan en una frecuencia mucho menor a los medicamentos convencionales.
  • Por otro lado, los efectos secundarios de las flores de Bach son mucho más leves que los medicamentos convencionales.

Debido a esto, normalmente se considera a las flores de Bach como productos libres de efectos secundarios. No obstante, la realidad indica que sí los tienen, solo que la cantidad de casos y la gravedad de esos efectos adversos es totalmente diferente, en una medida mucho menor, que los que suelen aparecer con la medicación tradicional. 

Además, es importante entender que las flores de Bach tienen diversos efectos deseables, que son precisamente los que se busca que el paciente sienta cuando se le indica este tipo de terapia:

1. Ampliar la conciencia

2. Buscar una limpieza

Asimismo, los efectos secundarios que pueden tener las flores de Bach se pueden manifestar a nivel físico, a nivel mentao o a nivel emocional.

Es probable que las reacciones secundarias de las flores de Bach se manifiesten al igual que muchos otros fenómenos de la naturaleza, en los cuales antes de un cambio de estado hacia otro hay una inestabilidad que acentúa el estado anterior. El estudio indica, por último, que Neide Margonari, creadora del sistema brasileño de Flores de Saint Germain, explica que las esencias florales contienen mucha luz, lo cual puede provocar que se haga más evidente nuestra parte oscura, la sombra de la cual hablaba Carl Jung.

Temas relacionados