Más artículos
Cómo identificar personas tóxicas en el trabajo y qué hacer cuando es tu jefe

Cómo identificar personas tóxicas en el trabajo y qué hacer cuando es tu jefe

Cómo identificar personas tóxicas en el trabajo y qué hacer cuando es tu jefe
Las personas tóxicas están en todos los ámbitos, pero es más difícil lidiar con ellas si son parte de tu equipo. Algunos consejos para conseguirlo
Por iProfesional
18.06.2020 14.23hs Management

Se utiliza con mucha frecuencia en el lenguaje cotidiano el término "personas tóxicas". Es una denominación que se puede trasladar a cualquier aspecto de la vida y a cualquier tipo de relación interhumana, parejas, familiares, amistades, entre otras. Y en el trabajo no se queda atrás.

De hecho es muy común encontrar hombres y mujeres que se podrían considerar personas tóxicas en los ambientes laborales, sin importar el rubro ni el contexto puntual donde se desarrollen las tareas.

Tener que lidiar con personas tóxicas como compañeros de trabajo es un problema que no se elimina cuando las tareas se desempeñan de manera remota, como ocurre actualmente en muchas empresas desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

Puede parecer sencillo saber quiénes son personas tóxicas dentro de un grupo y quiénes no.

Pero no siempre es fácil identificar a las personas tóxicas. Un primer indicio es que suelen caracterizarse por poner en duda las capacidades de sus compañeros para realizar un determinado trabajo. Hacen chistes que destaquen defectos de sus colegas, o emiten comentarios negativos acerca de sus aptitudes, comparándolas con las propias que creen superiores. 

Además, las personas tóxicas suelen ser individuos conflictivos, que generan debates, discusiones e incluso peleas innecesarias en el desarrollo del día laboral, y que incluso son de esa misma forma en su vida personal.

Por otro lado, es común que pasen horas quejándose o hablando de cosas negativas, sin mostrar ánimos de modificar alguno de sus problemas o de cambiar de actitud para mejorar.

Otras características de las personas tóxicas suelen ser que asumen el papel de víctima, demuestran falta de compañerismo o de habilidades para trabajar en equipo, o actitudes pasivas para que el resto tenga que hacerse cargo de sus tareas, situación que suele generar roces, conflictos, que se van acumulando en el ambiente de trabajo y mal predisponen a todos.

Las 7 señales para identificar personas tóxicas

Qué características suelen tener las personas tóxicas
Qué características suelen tener las personas tóxicas

Una persona tóxica es aquella que al relacionarse afecta a la motivación, inspiración y bienestar emocional de los demás. Que irradia una energía negativa.

La mejor manera de saber si una persona es tóxica es fijándote en cómo te sientes después de tratarla. Si sentiste que aportó algo bueno a tu vida o todo lo contrario. Aunque no sea su intención, las personas tóxicas logran sacar lo peor de los demás.

Por eso, es muy importante aprender a identificar este tipo de personas y evitarlas. Las siguientes son 7 señales para identificar a una persona tóxica, relevadas por el portal Gananci.

1. Intentan controlarte. Aunque muchas personas tienen tendencia a ser controladoras. Hay una gran diferencia entre alguien que le gusta tener todo en orden y alguien que intenta manipular a los demás a su antojo. En el momento que sentís que alguien intenta "forzarte" a hacer algo que realmente no querés o cambiar tu forma de ser, actuar o pensar; será hora de reconsiderar su compañía.

2. Mienten constantemente. Estas personas son mentirosos compulsivos. Ya sean pequeñas o grandes mentiras, le mienten a todo el mundo. Las personas que tienen un impacto positivo en nosotros son aquellas en las que podemos confiar. Cuidarse de esas personas deshonestas que solo harán daño.

3. Siempre son las víctimas.  Les gusta ser la ví­ctima siempre. Esta es una forma muy sútil de ser alguien tóxico, pero es una de las maneras más comunes. Aquella persona que vive quejándose de las cosas malas que le suceden solo traerá negatividad a tu vida.

Por más convincente que parezca, solo quieren que la vida y las demás personas les den más de lo que ellos están dispuestos a dar.

4. Son chismosos y solo hablan de otras personas. Otro rasgo distintivo de las personas tóxicas es el entusiasmo por los chismes, especialmente por aquellos que son demasiado fuertes. Si estás constantemente cerca de un chismoso compulsivo es probable que tengan la misma falta de respeto por vos.

Solo hablar de otras personas es molesto y aburrido a largo plazo, por lo que es mucho mejor alejarse de este tipo de personas.

5. Codician todo el tiempo. Otra forma en que las personas tóxicas afectan negativamente es siendo codiciosos. Si haces algún tipo de negocio con alguien cercano y solo tiene en cuenta lo que gana en cada situación, eventualmente, el que saldrá perjudicado serás vos. Con el tiempo te darás cuenta de que su personalidad te hará cambiar de estado de ánimo, que probablemente termine en un camino de ruptura y rencor.

6. Siempre creen tener la razón. Con frecuencia tratan de dominar todas las conversaciones. Piensan que son las personas más inteligentes de la sala y que todos los demás están equivocados. Con estas personas las conversaciones pequeñas y humorí­sticas rápidamente se convertirán en argumentos violentos. Cuando alguien ve una conversación como un desafí­o que debe ganar, es casi imposible tener una relación sana. 

7. Son negativos. No importa lo que intentes o hagas con esta persona, todo siempre será menos de lo que esperaba o querí­a. Esta persona es la que se queja sin parar, arruina por completo tu dí­a y, probablemente, te echará la culpa. Cuando descubres que la negatividad de alguien interfiere constantemente con tu capacidad de pasar un buen rato, es hora de mantener distancia y seguir adelante.

Qué pasa cuando las personas tóxicas son jefes

No solo cuando hay gritos o maltratos se está en presencia de jefes que son personas tóxicas
No solo cuando hay gritos o maltratos se está en presencia de jefes que son personas tóxicas

El coach organizacional Santiago Bras Harriott, director de Coaching Argentina, describe que hay cuatro tipos de jefes tóxicos

1. Personalidades narcisistas, que tienen fantasías grandiosas y persiguen el poder a toda costa.

2. Inestables, cambian de parecer demasiado a menudo y no ponen reglas claras con respecto a sus expectativas; pueden dejar un rastro de llamas emocionales detrás de ellos.

3. Pasivo-agresivos, que evitan la confrontación pero obstruyen los esfuerzos de los demás (ponen palos en la rueda) y ellos mismos son poco hábiles.

4. Personas emocionalmente desconectadas, de mentalidad literal, que no pueden describir ni siquiera reconocer sus sentimientos.

Es decir, no siempre las personas tóxicas son jefes que maltratan o se dirigen a sus subordinados a los gritos. Por el contrario, en el peor de los ambientes de trabajo no hay ni gritos ni discusiones.

Es precisamente aquello que no se dice, que se calla, se soporta y se acepta, lo que termina funcionando como "toxina" que genera mal clima, desmotiva, reduce la productividad y hasta puede enfermar a los trabajadores.

Respecto de tratar con jefes que son personas tóxicas, Bras Harriott sugiere que si no se cambian estos estilos de liderazgo, el clima laboral puede contagiarse de esta toxicidad y socavar los planes y los sistemas de organizaciones enteras.

Hay que buscar que el líder tóxico entienda que si sigue intoxicando a las otras personas no va a llegar a ningún lado.

Un empleado puede, como primer paso, tratar de hablar del tema con un supervisor o superior. Esto puede hacerse en empresas que tengan una cultura organizacional que contemple el bienestar de sus colaboradores y no en aquellas que persiguen resultados a costa de los mismos. En este último tipo de empresas, donde se suele potenciar a las personas tóxicas y se celebran los resultados conseguidos de manera poco ética o responsable, quizás la renuncia sea el mal menor.

Consejos para lidiar con personas tóxicas

Las personas tóxicas suelen ser chismosas y hablar mal de sus compañeros de trabajo
Las personas tóxicas suelen ser chismosas y hablar mal de sus compañeros de trabajo

No todas las personas que conozcamos nos caerán bien. Eso no las convierte automáticamente en tóxicas ni en malas personas. Pero si nos deja con la tarea de tener que lidiar con ellas, sobre todo si son compañeros de trabajo con los que tenemos que compartir frecuentemente tareas y objetivos.

Las personas tóxicas son una realidad en las empresas, y por eso el sitio Entrepreneur.com ha compilado una serie de consejos y tips sobre cómo los individuos más exitosos suelen tratar con este tipo de personalidades.

Algunos eligen practicar el mindfulness para aminorar el un efecto negativo de las personas tóxicas en sus emociones. Las personas tóxicas te puede volver loco, pero sólo si se lo permites. Recuerda que sólo tú tienes poder sobre tu estado mental.

Otros eligen mantener el tacto por sobre el temperamento. Es probable que tratar con personas tóxicas te saque de tus casillas, pero puedes aprender a mantener una "sonrisa diplomática" con ellos.

No significa que tengas que estar de acuerdo con lo que expresan las personas tóxicas, pero si mantener un nivel constante de decoro a la hora de interactuar con ellas.

También puedes ser proactivo a la hora de tratar con personas tóxicas. Piensa en formas de reaccionar de manera tranquila y asertiva, ten una imagen clara de cómo vas a responder, y evitar así que ellos reaccionen todavía peor.

Poné el foco en solucionar el problema o conflicto, no en cómo defenderte o atacar a las personas tóxicas.

Esto implica tratar de ser siempre la mejor persona en la situación, porque si te quedas al nivel de las personas tóxicas y te involucras con sus argumentos, puede que seas vos el que se lleve la etiqueta de problemático. No permitas que tus emociones saquen lo peor de vos.

Otra técnica para tratar con personas tóxicas es la de hablar calmadamente desde los propios sentimientos. El lenguaje "no acusativo" incluye formar oraciones que empiecen con "Yo", para lograr el objetivo de expresar claramente y de forma no agresiva tus sentimientos y el rol que el otro tiene en ellos, sin culparlo directamente.

Desde Entrepreneur aconsejan ser tan específico como sea posible a la hora de expresar un comportamiento que te molesta de las personas tóxicas, y lo que te gustaría que hicieran para cambiarlo. Pero una vez que lo hayas expresado, debes abrirte a escuchar su retroalimentación.

Por otro lado, si las personas tóxicas de tu trabajo están siempre molestándote o enfocándose en tus defectos, puedes ecualizar la dinámica de poder presionándolos un poco para reducir su comportamiento negativo.

No te pongas a la defensiva cuando alguien te señala o se pone agresivo con vos, porque esto solo les da más poder. Mejor ponerlos bajo el reflector.

La mejor forma de neutralizar su influencia es haciendo preguntas constructivas y demostrativas. Si está intentando negar o minimizar tu trabajo, pregúntale por críticas muy específicas y detalladas, si expresó sus expectativas de manera clara.

Cómo poner límites a las personas tóxicas

Es posible ponerle límites al contacto con personas tóxicas
Es posible ponerle límites al contacto con personas tóxicas

Si has tratado ya todas las técnicas para tratar directamente con personas tóxicas en tu trabajo, y no te encuentras en una posición para simplemente ignorarlas, entonces ha llegado la hora de poner ciertos límites.

Compartir un espacio de trabajo o un equipo no implica que no se puedan establecer ciertas barreras o reglas para protegerte del efecto emocional del trato con personas tóxicas.

El primer consejo para autolimitarse con personas tóxicas es elegir las batallas. No todas las discusiones valen tu tiempo y atención. Hay momentos en los que lidiar con personas tóxicas es como razonar con un niño que está haciendo un berrinche: no merece tu energía.

Para elegir qué batallas dar y cuáles no respecto de las personas tóxicas pregúntate, ¿vale la pena el esfuerzo? ¿Tienes más que perder de lo que tienes que ganar?

Considera también si el problema es situacional, en cuyo caso el tiempo puede ayudarte a disolverlo.

Y hay ocasiones en las que las personas tóxicas nos benefician o ayudan de alguna manera. Puede que te convenga más tolerar su idiosincrasia si te está ayudando más de lo que te está molestando.

Por último, si una barrera física no es posible respecto de las personas tóxicas, establece tus propios límites. Date un espacio para estar solo, para que esa persona no te agobie demasiado.

Desconéctate emocionalmente, y sepárate físicamente de las situaciones que sabes que pueden terminar en discusiones negativas. Si sabes que te estás metiendo en una situación cargada emocionalmente, respira profundo y tranquiliza tu mente antes de entrar.

Por último, nunca permitas que las personas tóxicas limiten tu felicidad o controlen tu fuente de auto satisfacción. No permitas que los comentarios negativos se instalen en tu sistema, ni dejes que la opinión de otra persona ensombrezca tu día.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ