Más artículos

Revelan la frenética vida como inversor del rey emérito Juan Carlos I

Revelan la frenética vida como inversor del rey emérito Juan Carlos I
Las opacas comisiones que recibía el rey emérito de España como mediador eran destinadas a inversiones en varios valores que cotizan en el Ibex
Por iProfesional
24.11.2020 09.54hs Management

Además de haber llevado una vida particular y no excenta de escándalos, el rey emérito de España, Juan Carlos I también invertía.

El Confidencial revelo el perfil "trader" del monarca, que habría sido accionista durante cerca de 20 años de decenas de compañías que cotizan en el Ibex 35: BBVA, Santander, Iberdrola, ACS, Ence, Abertis, Endesa, Acciona y Repsol.

Sus inversiones fueron colocadas mediante una sociedad instrumental con la que presuntamente ocultó una fortuna de millones de euros en Suiza, la Fundación Zagatka. Mediante esta firma, Juan Carlos I ocultó presuntamente el cobro de comisiones opacas o el pago de vuelos privados, entre otros conceptos.

El nombre del emérito aparece detrás de un entramado societario con ramificaciones en Liechtenstein y testaferros. Ahora estos manejos salieron a la luz por extractos de las cuentas bancarias de la citada fundación en los bancos Credit Suisse y Lombard Odier a los que accedió el mencionado medio.

Fundación Zagatka fue constituida en 2003 por Álvaro de Orleans-Borbón, primo de Juan Carlos I y familiar de Felipe VI, el actual rey de España, indicó Business Insider.

Todo dinero que percibía la fundación por estas comisiones de dudosa procedencia que percibía el rey como mediador, se invertía automáticamente en varios valores del Ibex 35, y se vendían cuando Juan Carlos I lo determinaba para hacerse del efectivo.

La investigación relata que estas operaciones bursátiles de este vehículo inversor se detuvieron en agosto de 2018. Fue nada menos que el momento en que estalló la investigación de la Fiscalía del cantón de Ginebra sobre el presunto lavado de dinero del rey en Suiza.

Esta investigación también la asumió la fiscalía del Tribunal Supremo el pasado mes de julio, lo que provocó, entre otras cosas, que el monarca abandonase España con destino a los Emiratos Árabes.

En qué invirtió Juan Carlos I

La sociedad instrumental del rey emérito invertía sobre todo en firmas españolas pero también francesas, alemanas, británicas y suizas
La sociedad del rey emérito invertía sobre todo en firmas españolas pero también francesas, alemanas, británicas y suizas

El nivel como inversor de Juan Carlos I fue frenético. En enero de 2009, y a través de una cuenta en Credit Suisse, la Fundación Zagatka compró 35.000 títulos de Iberdrola (empresa de energía de Bilbao) por más de 235.000 euros. Menos de una semana después, la caja registró una inyección de liquidez por los dividendos de 3 entidades bancarias.

Solo en unos días, el emérito percibió 1.519 euros por el dividendo de sus 15.000 acciones en Banco Popular; 5.203 euros por sus 38.000 participaciones en el BBVA y 6.300 euros por el dividendo de sus 62.500 títulos en el Santander, segun publicó Business Insider. Días después, la sociedad vendió 1.000 acciones de ACS por 33.188 euros.

Pero no solo con plusvalía el rey sacaba rendimiento a su fortuna: en diciembre de 2008 Fundación Zagatka compró 85.000 acciones de Ence por 223.000 euros que nueve meses después vendió por 254.938 euros, logrando una rentabilidad del 14 por ciento.

En 2009 el rey entró en Endesa con 13.600 acciones valoradas en cerca de 263.000 euros. Mes y medio después se deshizo de ellas por cerca de 310.000 euros.

Otros nombres que aparecen en la cartera de la sociedad del emérito son firmas como Acciona, Repsol o Abertis.

Solo apenas 2 años después, el rey volvió a operar con Ence: se deshizo de 200.000 acciones de la papelera y El Confidencial recuerda que en la compañía española Alberto Cortina y Alberto Alcocer, conocidos como 'los Albertos', tenían posiciones de referencia y eran próximos al emérito.

"Este mantuvo durante su reinado una intensa agenda económica que le llevó a estar en contacto permanente con los máximos responsables de las principales cotizadas de España y pudo, por tanto, manejar información confidencial. Lo que no se sabía hasta hora era que el entonces jefe del Estado tenía intereses en alguna de esas compañías", destaca la información.

Ninguna de las operaciones relevadas de la sociedad instrumental se saldó con pérdidas.

El rey también operó, aparentemente, en firmas francesas, alemanas, británicas y suizas.

Temas relacionados