VINOS: ¿qué significa que el Malbec refleja el terroir?: esta bodega tiene la respuesta

VINOS: ¿qué significa que el Malbec refleja el terroir?: esta bodega tiene la respuesta
No es posible hablar "del Malbec", sino que la cepa emblema adquiere tantos matices como viñedos existan. ¿Y cómo se unen esas piezas?
Por Juan Diego Wasilevsky
30.04.2021 19.44hs Vinos & Bodegas

Hay una expresión que resume muy bien la esencia del Malbec, la cepa emblema de la Argentina, no porque haya nacido en estas tierras, sino porque aquí fue donde encontró su lugar en el mundo. Y esa expresión es que el Malbec es "transparente" y tiene la cualidad de reflejar muy bien las particularidades del terroir.

Claro que si se habla de esta variedad, es posible hacerlo desde diferentes perspectivas. Hay "un Malbec" entendido como entidad paraguas que nuclea al vino argentino; es decir, como la síntesis de todo el trabajo en investigación y desarrollo que hay detrás de cada botella y como sinónimo del empuje que la industria hizo y hace, de manera conjunta, para que el vino argentino, como una entidad, llegue a las góndolas del mundo y no pelearse por centésimas de share.

Como contrapartida, no se puede hablar de "un Malbec" a nivel estilístico. Hay tantos Malbec como terruños. Mejor dicho: hay tantos Malbec como viñedos o, incluso, como hileras o cuarteles. Sucede que la variedad es tan plástica y es tan transparente que se convirtió en el hilo conductor por excelencia que eligen los ingenieros agrónomos y enólogos para llevar la esencia del suelo y del clima a la botella.

El terroir, marcan los expertos, habla muy bajo, susurra. Y el Malbec es un gran amplificador de eso que tiene para contar cada lugar. ¿Y cómo se manifiesta? En la parte aromática, donde será más "rojo" o más "negro", más frutado o más herbal y, por qué no, más o menos especiado. Y, muy importante, se muestra también en boca, donde los taninos, la longitud y la amplitud se convierten en variables que revelan mucho de las particularidades de cada lugar.

El terruño, entonces, imprime su sello y quien mejor sabe escuchar y transmitir esa información en una copa es el Malbec. Y esto es lo que se propuso demostrar bodega Terrazas de los Andes que, como parte del lanzamiento de las nuevas añadas de sus vinos de la familia Grand, brindó una suerte de masterclass virtual en la cual se mostraron las particularidades que adquiere el Malbec según la zona en la que se cultive y coseche.

El terroir, clave para alumbrar vinos de clase mundial

"El Malbec de la línea Grand es un assemblage de tres viñedos, que nos ofrecen mayor estabilidad de calidad: Las Compuertas, Altamira y Chacayes. Lo importante es que son tres perfiles de Malbec totalmente distintos. Esto nos permite elaborar un vino realmente superador, en el que la conjunción se destaca por sobre los componentes por separado", señaló el enólogo Gonzalo Carrasco.

Para graficarlo, la bodega envió tres pequeñas muestras rotuladas con los componentes de Malbec. De modo de poder ir degustando y transitando desde la tradicional zona de Luján de Cuyo a la parte más elevada del Valle de Uco.

"Las Compuertas suma una nota bien floral, con taninos casi ausentes. Es el componente que aporta serenidad y suavidad al corte, es el terciopelo", explicó Carrasco.

Y en este puzzle, ¿qué suma la pieza correspondiente a Altamira? Para el enólogo, "es más expresivo que Las Compuertas. Es más exuberante, con fruta bien roja. Además, nos suma acidez y taninos; ese crocante que se traduce en frescura", grafica.

La otra pieza en este rompecabezas es Los Chacayes, donde la bodega posee un viñedo que juega un rol decisivo: "En Chacayes obtenemos densidad, fruta negra, concentración y estructura. Se logran vinos muy densos, maduros", apunta Carrasco.

"Tratamos de preservar la identidad de cada lugar y la búsqueda en el viñedo es, justamente, cuidar esa identidad pero logrando componentes que trabajen en equipo, que aporten algo para realmente formar algo mucho mejor", resumió el enólogo.

"Buscamos preservar la identidad de cada lugar", señala Carrasco

Acto seguido, vía Zoom, Gustavo Perosio, director general de Moët Hennessy Argentina, redondeó la idea: "Con este Malbec, la idea fue sacarse el corset de un single vineyard".

El resultado es un Malbec expresivo pero elegante, con capas, capas y más capas, que van desde las frutas de sana madurez, pasando por algo herbal y un colchón floral intenso. No habla de madera, solo se intuye. En boca tiene esa virtud de los vinos de alta gama equilibrados: hay mucha sustancia en su recorrido, buen graso (no confundir con sucrosidad) y ese factor "crocante" al que hace referencia el enólogo, que viene mayormente de Altamira y todo sostenido con unos taninos que, además de estructura, brindan una linda textura. Un viaje por diferentes zonas y alturas, en una botella.

Terrazas de los Andes presentó la nueva cosecha de su Grand Malbec

"Existe un Malbec que no tiene dulzura, pero es fresco y tiene muchas cosas ricas. Creo que estamos mostrándole al mundo que no es necesario que el Malbec sea denso, redondo y dulce; también puede ser fresco", concluyó Carrasco, tras revelar las piezas de su rompecabezas.